Valle del Loira. Parte 2: de Blois a Tours

Entre bosques, llegamos a Amboise, ciudad medieval a orillas del Loira en cuyo castillo se encuentra una pequeña capilla donde reposan los restos de su invitado mas ilustre: Leonardo da Vinci. La sencillez de la tumba  conmueve. Se visita además el propio Clos Luce, donde el artista pasó los últimos años de su vida.

La ruta prosiguió al lado del río. Una horrible chimenea de una nuclear afeó por unos instantes la paz propio de este paraje  fluvial. Llegamos finalmente a uno de los castillos mas emblemáticos del Loira: Chenanceau. En el habitó Diana de Poitiers, amante del Rey Enrique II de Francia. Al fallecimiento de éste, su esposa, en venganza, le quitó el castillo. No era cualquier dama herida: se trataba de la propia Caterina de Medici, quien refaccionó el castillo intentando darle un toque personal y eliminando cualquier elemento recordatorio de la inquilina pasada.

La estación de tren a la salida del castillo nos recibió con un sinfín de globos que traían a los turistas de regreso. Llegamos entrada la noche a la ciudad de Tours.